Logotipo del Portal de Economía en Castilla y León; Ir a página principal

Política Industrial

La política industrial tiene por objeto instaurar unas condiciones marco que favorezcan la competitividad industrial y está específicamente encaminada a:

  1. Acelerar la adaptación de la industria a los cambios estructurales.
  2. Fomentar un entorno favorable a la iniciativa y al desarrollo de las empresas y, en particular, de las pequeñas y medianas empresas.
  3. Promover un entorno favorable a la cooperación entre empresas.
  4. Favorecer un mejor aprovechamiento del potencial industrial de las políticas de innovación, de investigación y de desarrollo tecnológico.

La actividad industrial es muy importante para nuestra región. Es una fuente de riqueza y empleo que ejerce además un efecto tractor en otros sectores económicos. Representa un porcentaje de más del 21% del VAB regional, superando la media nacional (Según cifras INE – 2014).

Es por ello, que la política económica de Castilla y León siempre ha prestado un especial interés a las actividades industriales y a sus factores de competitividad.

Dentro de las últimas regulaciones en materia de política industrial se encuentra la elaboración de la Ley de Industria, en cuyo artículo 26.2 se establece que “Para el desarrollo de la política de promoción industrial la Junta de Castilla y León establecerá planes y programas específicos de actuación conforme se determina en esta sección, de entre los que tendrá carácter necesario el Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León”, que es el marco general de desarrollo de los compromisos asumidos por la Junta de Castilla y León en el III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial 2014-2020 y tiene como objetivo fundamental impulsar el desarrollo de la actividad industrial en Castilla y León, y este objetivo se concreta a su vez en los siguientes:

  • Reindustrializar y avanzar hacia el liderazgo industrial de Castilla y León (alcanzando un peso de la industria manufacturera en el VAB del 20% para el 2020).
  • Impulsar nuevas actividades productivas, así como los recursos endógenos y los sectores industriales consolidados en el territorio.
  • Aumentar el tamaño y las capacidades de las empresas del sector industrial.